SISTEMA DE CONOCIMIENTOS

SISTEMA DE CONOCIMIENTOS

El sistema de conocimientos ha buscado la interrelación entre los actores locales (familias campesinas, comunidades, sindicatos, ayllus y organizaciones matrices indígenas originarias y campesinas) y los actores externos que agrupan a tres niveles: docentes investigadores de AGRUCO, estudiantes del nivel técnico, del pregrado y posgrado, universidades del sistema público, profesionales de ONGs, OGs y otras instituciones de cooperación al desarrollo con las que se tienen convenios interinstitucionales, partiendo como centro de la vida cotidiana de las comunidades indígenas campesinas. 

Del Sistema de Conocimientos a la Gestión Participativa de Conocimientos para vivir bien.

 La gestión participativa de conocimientos para vivir bien  incluye toda la experiencia, entendimiento y sentimiento que se ha recibido de las comunidades indígenas campesinas considerando lo que se ha denominado como la cruz cuadrada andina o “chaqana.” El símbolo de la “Cruz Cuadrada” o Chacana, constituye la síntesis del sistema de leyes de formación armónicas y de composición simbólica de la iconología geometría andina. Simbólicamente este signo conjuga los planos de significación en cuya síntesis se ordenan las connotaciones geométricas, míticas y naturalistas del pensamiento Andino. (Milla Z, 1990).

La cruz cuadrada andina o chacana y la gestión participativa de conocimientos para vivir bien.

AGRUCO, recupera la significación de la cruz Chacana como una “escalera hacia lo más elevado”, que permite a la sociedad andina mantener latente su unión al cosmos. También se refiere al anagrama de símbolos, que significan cada uno, una concepción filosófica y científica de la cultura andina, donde se reconoce la vida y la comunicación entre las entidades naturales y espirituales, con la pretensión de unir dos civilizaciones o aprehender bien la sabiduría.

La Chacana es considerada como un referente histórico-cultural, donde está contenido la cosmovisión de las culturas andinas y de otras culturas en lo concerniente a la espiritualidad, educación, economía y política. Contiene los principios ontológicos en base a las cuales las comunidades se orientan en los diferentes espacios tiempos o pachas de su vida cotidiana

A continuación se describe brevemente los elementos considerados en sus dimensiones espiritual, material y material:

Dimension espiritual:

Sentir - Munay. O el querer, donde se vislumbra el cariño, la energía, el espíritu; es lo profundo y contrario a la vida material, se considera al espíritu como responsable de todas las reacciones vitales de la materia en cualquier expresión , es independiente y goza de eternidad (Miranda y Del Carpio, 2006).  También se refiere a la sensibilidad y compromiso de compartir en su contexto, con las comunidades indígenas originarios campesinos, por  ejemplo: La espiritualidad, festividades, ritualidad, armonía con la madre tierra. Se relaciona con los ancestros.

Saber – Yachay. Enmarcado en la Gestión del conocimiento con tecnología y conocimientos locales, la autoformación comunitaria integral de las comunidades indígenas originarios campesinos. También considera la concepción gnoseológica del mundo (tecnología- educación), considera las ciencias endógenas como la etnoedafología, la etnología, la etnocultura, la tecnología andina, la educación comunitaria y salud. Se relaciona con la naturaleza.

Dimensión Material:

Poder – Atiy. La aplicabilidad  de la Gobernanza y gobernabilidad en un sistema de vida con equidad integral (Política – administración). Donde considera la organización territorial, la gestión de políticas y sistemas jurídicos bajo los principios locales. Se relaciona con la tierra.

Hacer – Ruway. Referido a la praxis (Económico – Productivo), su enfoque metodológico con cooperación mutua y reciprocidad de los sistemas de producción con enfoque integral se dirige a lo activo, lo práctico, lo cual tiene que generar políticas y estratégicas productivas con enfoque holístico y ecológico. Se relaciona entre humanos. Todos constituyen una unidad indisoluble que determina o le da contenido al fundamento del vivir bien.

Estas cuatro entradas de la chacana nos permite introducirnos en los sistemas de conocimientos de la ciencia occidental moderna y de las ciencias endógenas, que operativamente se expresan en 4 niveles concéntricos operativos: el primer nivel es el programa de formación continua intercultural descolonizador (PFCID) a traves de sus programas de nivel técnico, licenciatura y postgrado y sus 6 ejes temáticos: revalorización de saberes y nuevos paradigmas de las ciencias y del desarrollo, economías plurales, gestión de la diversidad Biocultural, gestión territorial y autonomías, agroecología, seguridad y soberanía alimentaria, Estado y políticas. La evaluación externa prospectiva ha propuesto profundizar el PFCID por ser un modelo alternativo e innovador de formación profesional al sistema educativo convencional.

 En el segundo nivel introducimos a la investigación participativa revalorizadora (IPR), que considera la transdisciplinariedad, el diálogo de saberes y el diálogo intercientífico, desde una perspectiva plural y un enfoque inter y multimetodológico, asumiendo una nueva ontología, gnoseología, epistemología y axiología. La IPR es el programa que sirve de puente entre la formación continua intercultural y descolonizadora y las zonas y sistemas de vida en las que se ha priorizado tener un anclaje territorial, es decir gobernaciones, municipios y comunidades indígena campesinas.

Tomamos los conceptos de zonas y sistemas de vida de la ley marco de la madre tierra y el desarrollo integral para vivir bien, que las propone como los instrumentos de planificación del territorio boliviano y que se ratifican en el plan de desarrollo económico y social 2016 – 2020 en el marco del desarrollo integral para vivir bien del gobierno boliviano. La experiencia institucional en la construcción de las guías para la aplicación de las zonas y sistemas de vida con el programa nacional Biocultura y la FAO Bolivia es un potencial para la formación y la investigación universitaria y la incidencia política a nivel principalmente municipal.

Partimos de que la concepción de los sistemas de vida a partir de lo que en AGRUCO se han denominado desde la IV fase: la vida cotidiana a partir de los ámbitos de la vida material, social y espiritual, es el núcleo de la gestión participativa de conocimientos para vivir bien     

La retroalimentación se inicia a partir de la interacción social con los territorios priorizados para el desarrollo integral y sus organizaciones sociales que operativamente es el programa de investigación participativa revalorizadora y el programa de formación continua intercultural descolonizador, expresado en el enfoque histórico cultural lógico y que luego puede derivar en la incidencia política.